Cómo hacer yogur con yogurtera

El yogur casero hecho en una yogurtera eléctrica no sólo es muy fácil de hacer, sino que también es muy beneficioso para nuestra salud y para el medio ambiente. Solo se requieren 2 ingredientes: leche y fermento.

yogur casero en yogurtera

Además de disfrutar de su sabor, si lo que queremos es beneficiarnos de todas sus propiedades, lo ideal es prepararlo en casa y evitar todos los azúcares, colorantes y conservantes (entre otras cosas) de los yogures comerciales, obteniendo una calidad muy superior a cualquiera de los que podamos comprar.

También es una buena manera de ayudar al medio ambiente utilizando una y otra vez los frascos reutilizables que vienen con la mayoría de las yogurteras y evitar las tarrinas de plástico de usar y tirar, con lo que también nos beneficiaremos de un considerable ahorro en la cesta de la compra.

>>Si aún no tienes una yogurtera te animamos a que eches un vistazo a nuestra guía donde intentaremos resolver todas tus dudas<<

Con solo 2 ingredientes

  • Leche Lo ideal es que sea leche entera fresca pasteurizada, la que encontramos en las neveras de los supermercados. Este tipo de leche se somete a un tratamiento térmico inferior a 100ºC para destruir las bacterias patógenas manteniendo sus características nutritivas y sensoriales. Para conseguir un yogurt firme y consistente lo mejor es que sea entera aunque también se puede utilizar la semi o la desnatada, siempre teniendo en cuenta que la textura cambiará al llevar menos porcentaje de grasa.
Leche fresca
  • Fermento – Para obtener yogur necesitamos ‘coagular’ la leche por medio de unas bacterias lácticas que tenemos que añadir a la leche: el Lactobacillus bulgaricus y el Streptococcus thermophilus. Esto lo podemos conseguir de 3 maneras:
    1. Con un yogur del supermercado, siempre asegurándonos de que está hecho únicamente de leche y fermentos y jamás pasteurizado, ya que no tiene bacterias vivas.
    2. Con fermento liofilizado. Se trata de una combinación de cepas de las 2 bacterias ácido lácticas en formato polvo liofilizado. Es la fórmula correcta para obtener un yogur sano de verdad porque nos aseguramos de la presencia en cantidad de estas bacterias. Puedes echar un vistazo aquí a este tipo de fermentos .
    3. Con un yogur casero. Podemos reservar uno de los yogures que hemos preparado con la yogurtera para utilizarlo como fermento en la siguiente tanda. Como mucho podremos hacer 3 o 4 ‘resiembras’ del fermento original, después tendremos que utilizar fermento nuevo.

Receta – Como hacer yogur con una yogurtera

yogur en yogurtera

Existen otras formas de preparar yogur (en el horno por ejemplo) pero la más cómoda es con una máquina yogurtera y es la que aquí te vamos a explicar. Ella se encarga de mantener la temperatura constante durante unas horas para que el yogurt fermente y cuaje. Además el consumo eléctrico de este tipo de dispositivos es realmente bajo.

Como el proceso de fermentación dura varias horas (8 como mínimo), nuestra recomendación es que los pongas por la noche y al levantarte ya los tendrás listos para meter en la nevera.

La cantidad de leche variará según la capacidad de tu yogurtera, esta receta la elaboramos partiendo de 1 litro de leche. En cuanto a los fermentos podremos ir variando la cantidad según nuestros gustos.

Ingredientes para la receta básica

  • 1 litro de leche
  • 1 yogur natural (125 gramos) o 1 gramo de fermento liofilizado (o según las indicaciones de cada fabricante).

Elaboración

  1. Calentamos la leche en un cazo sin que llegue a hervir.
  2. Apartamos del fuego y añadimos el fermento que hayamos elegido.
  3. Removemos bien y repartimos en los vasitos o el recipiente de nuestra yogurtera.
  4. Dejamos fermentando un mínimo de 8 horas y listo!.
  5. Cuando termine, esperamos a que los yogures estén a temperatura ambiente antes de meterlos en la nevera.
  6. Consumir en un plazo máximo de 8-10 días.

¿Y si el yogur no sale como esperabas?

  • Si aparece suero – Muchas veces ocurre porque los tarros chocan entre sí, es importante no mover la yogurtera en todo el proceso de fermentación. También puede suceder por la mala calidad de la leche, para obtener unos yogures de calidad lo ideal es hacerlos con leche entera fresca pasteurizada.
  • Si el yogur ha quedado demasiado líquido – Esto puede suceder porque ha estado poco tiempo fermentando y/o la cantidad de grasa presente en la leche. Para asegurarnos de que no suceda, podemos añadir una cucharada de postre de leche en polvo a la mezcla.
  • Demasiado ácido para nuestro gusto – Si no nos gusta cómo ha quedado podemos reducir el tiempo de fermentación en la próxima tanda. Como con cualquier receta, tendremos que experimentar hasta conseguir los que sean de nuestro agrado.

Si te ha gustado puedes echar un vistazo a más recetas:

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 4.6)