Receta de yogur de fresa

Si bien puedes comprar fresas casi todo el año, lo ideal es hacerlo cuando están en su mejor momento y cuando es su temporada de verdad: desde febrero hasta junio-julio. Lo bueno de hacer tus propios yogures en una yogurtera, es que puedes hacer los yogures de frutas eligiendo las de temporada, las que están en su mejor momento y nos llenan de vitaminas.

Con esa silueta en forma de corazón, las fresas están llenas de vitaminas, fibra y antioxidantes. Unas 8-10 fresas gorditas nos aportan más vitamina C que una naranja.

Aprovecha y recarga pilas con esta deliciosa receta que te enseñamos a continuación, ¿te animas a prepararla?.

Ingredientes para hacer yogur de fresa

>>> Adapta las cantidades a la capacidad de tu yogurtera

  • 1 litro de leche entera. Puedes utilizar leche vegetal, pero la consistencia del yogurt quedará más líquida, si lo prefieres más espeso añade algún espesante como agar agar.
  • 1 yogur natural o fermento (las cantidades que indique el fabricante por cada litro).

Para la compota de fresa:

  • 250 gramos de fresas.
  • 2 cucharadas de zumo de limón (unos 30ml.).
  • 25 gramos de azúcar de caña, de coco o el que prefieras.

Elaboración paso a paso en yogurtera

Hay diferentes versiones de este yogur. En esta receta las fresas las vamos a incorporar cocidas con el jugo de limón y edulcorante para que el yogur dure más pero puedes hacerla con las recetas en crudo. Experimenta y varía tus yogures y ya nunca más comprarás los comerciales.

  1. Pon la leche en un cazo y calienta a fuego suave, no dejes que hierva.
  2. Aparta del fuego y deja reposar hasta que baje de los 40-45ºC.
  3. Una vez que la leche ha bajado de temperatura añade el yogur o fermento y remueve bien, que no queden grumos.
  4. Vierte la mezcla en los tarritos de la yogurtera o el recipiente donde vaya a fermentar.
  5. Deja que fermente entre 8-12 horas.
  6. Cuando acabe, abre la yogurtera y deja que los yogures cojan la temperatura ambiente antes de refrigerarlos.
  7. Cuando hayan enfriado ya los puedes tapar con sus tapas o papel film y guardar en la nevera.
  8. Para las fresas. Las lavamos bien (consejo >> si quieres eliminar por completo los pesticidas de cualquier fruta o verdura, sumérgela en agua con un poco de bicarbonato y déjala a remojo unos 15 minutos, luego enjuaga bien con agua para eliminar los restos del bicarbonato. Esto viene muy bien sobre todo para aquellas frutas o vegetales que vayamos a comer crudos y con piel).
  9. Corta las fresas en trocitos pequeños y mételas en un cazo junto con azúcar de caña, azúcar de coco o el que prefieras (unos 25 gramos).
  10. A fuego medio, removiendo con cuidado con una cuchara de madera para que no se peguen las fresas al fondo. En 1 minuto verás que las fresas empiezan a ablandarse y a soltar sus jugos.
  11. Pasados 5 minutos aparta del fuego y deja que enfríe. Puedes triturarlas con una batidora o dejarlas más enteras. También hay gente que le gusta colar la compota y quitar las semillas pero lo mejor, si quieres beneficiarte de todas sus propiedades, es que no le quites nada.
  12. Una vez que esté a temperatura ambiente ya puedes guardar la compota de fresa en la nevera e ir añadiéndola a los yogures conforme los vayas comiendo (o a las tostadas!). Para que se conserve mejor hazlo en un tarro de cristal bien cerrado con su tapa.

NOTAS

  • Los yogures caseros tienen una vida útil más corta que los comerciales, se deben de consumir en un plazo entre 8-10 días.
  • La compota de fresa, al ser casera, durará refrigerada más o menos lo mismo.
  • Prueba a calentar la leche con unas ramitas de canela o unas vainas de vainilla, le dará un sabor muy rico que va perfecto con las fresas.
  • No es necesario calentar la leche para hacer yogures, si no lo haces recuerda que el tiempo de fermentación será algo mayor.
  • Si calentamos la leche debemos dejar que baje de los 40-45ºC para no matar las bacterias lácticas de nuestro yogur y quedarnos sin probióticos.
  • Puedes guardar 1 yogurt para utilizarlo como fermento en la siguiente remesa (como máximo puedes reutilizar 3 veces). Después de esas 3 veces tendrás que poner un nuevo fermento o yogur.

Más recetas de yogures para preparar en casa

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 7 Promedio: 4.4)