Descubre cómo hacer yogur griego casero con yogurtera: ¡una receta deliciosa y saludable!

como hacer yogur griego casero

Hacer tu propio yogurt griego en casa es increíblemente fácil. Todo lo que necesitas es una yogurtera, yogur griego o cultivo y un poco de leche.

El tiempo de espera es relativamente corto si lo comparamos con otras maneras de realizarlo y el resultado es un yogur mucho más cremoso, suave y de excelente calidad.

Créeme, una vez que pruebes esta receta, ¡nunca volverás a querer comprar yogur en la tienda!

¿Por qué hacer tu propio yogur griego?

Hacer tu propio yogur te permite tener un control total sobre los ingredientes. Asegúrate de utilizar solo ingredientes frescos y naturales, evitando así aditivos y conservantes artificales totalmente innecesarios y nada buenos para nuestro organismo.

El yogurt griego también es conocido por sus increíbles beneficios para la salud: rico en proteínas, probióticos y nutrientes esenciales, favorece la digestión, fortalece el sistema inmunológico y promueve la salud intestinal en general. Al hacerlo tú mismo, puedes adaptar fácilmente el sabor y la textura según tus preferencias.

yogurt griego hecho en casa

Así que manos a la obra y vamos con la receta!

Lo que necesitarás

Antes de comenzar con la receta, reúne todos los ingredientes y utensilios necesarios:

Ingredientes:

  • 4 tazas de leche entera (para el yogur griego es importante que sea entera)
  • 2 cucharadas de yogur griego natural (como cultivo inicial) o cultivo para yogur griego

Equipos:

  • Yogurtera
  • Varilla
  • Termómetro
  • Tela de queso o filtro de café
  • Colador

El proceso paso a paso

1. Comienza vertiendo la leche entera en una cacerola y caliéntala a fuego medio-bajo hasta que alcance una temperatura de 180°F (82°C), revolviendo ocasionalmente para evitar que se queme.

2. Una vez que la leche alcance la temperatura deseada, retírala del fuego y déjala enfriar hasta alcanzar aproximadamente los 110°F (43°C).

3. Mientras esperas que la leche se enfríe, toma dos cucharadas de yogur griego natural y bátelas en un bol aparte hasta que quede suave y cremoso.

4. Ahora, agrega una pequeña cantidad de leche tibia al yogur batido y mezcla bien. Este paso ayuda a templar el yogur para evitar que se corte al agregarlo al resto de la leche.

5. A continuación, vierte la mezcla de yogur en la cacerola que contiene el resto de la leche tibia. Remueve suavemente hasta que ambos ingredientes estén bien combinados.

6. Una vez mezclados, transfiere cuidadosamente la mezcla de leche y yogur a los recipientes de tu yogurtera. Sigue las instrucciones del fabricante para saber cuánto tiempo incubar el yogur, generalmente alrededor de 8-12 horas.

7. Después de que haya pasado el tiempo de incubación, retira los recipientes de yogur de la máquina y refrigéralos durante al menos 3 horas o toda la noche para que el yogur se asiente y espese.

8. Para lograr la consistencia espesa y cremosa característica del yogur griego, cuela el yogur enfriado utilizando un colador forrado con una tela de queso o un filtro de café. Coloca el colador sobre un recipiente para recoger el suero que se separa del yogur.

9. Deja el yogur colando en el refrigerador durante unas horas o hasta que alcance el espesor deseado. Cuanto más tiempo lo cueles, más espeso se volverá el yogur. Recuerda guardar el suero, ya que se puede utilizar en varias otras recetas.

¡Disfruta de tu yogur griego casero!

Ahora que tu yogur griego casero está listo, ¡es hora de disfrutar de los frutos de tu trabajo! Puedes disfrutarlo tal cual o mejorarlo con tus ingredientes favoritos, como frutas frescas, granola, miel o una pizca de canela.

Este yogurt cremoso y ligeramente ácido es perfecto como desayuno rápido y nutritivo, como refrigerio después del ejercicio o incluso como base para tus postres caseros.

Recuerda que hacer tu propio yogur te permite experimentar con diferentes sabores y texturas. Siéntete libre de ser creativo agregando extracto de vainilla, cacao en polvo o incluso haciendo una versión salada con hierbas y especias. ¡Las posibilidades son infinitas!

Conclusión

¡Felicidades! Acabas de dominar el arte de hacer yogur griego casero utilizando una yogurtera. No solo es una alternativa más saludable a las opciones compradas en la tienda, sino que también puedes personalizarlo según tus gustos.

Entonces, ¿a qué esperas? Toma tus ingredientes y tu yogurtera, y empecemos juntos este delicioso viaje de hacer yogur. ¡Te prometo que no te decepcionarás!

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 4 Promedio: 4.8)